Desperdicio alimentario y cómo el packaging ayuda a evitarlo

El Consejo de la Unión Europea estima que alrededor de 87,6 millones de toneladas de alimentos se pierden o se desperdician en los países europeos cada año.

El 58% de los productos alimentarios desaprovechados se genera en los hogares de los consumidores, pero el desperdicio también se está produciendo en todos los sectores de la cadena de producción desde la ganadería y la pesca hasta el consumo en el mercado mayorista y minorista.

Packaging sostenible para reducir la pérdida de alimentos

En este desafío, los embalajes y el packaging juegan un papel primordial a la hora de prevenir y poner freno al desperdicio de alimentos. A pesar de que parezca incoherente, pues los envasados en sí mismos se transforman en residuos, lo cierto es que un packaging alimentario eficiente tiene consecuencias positivas para evitar el desaprovechamiento de productos y comida a lo largo de la cadena de suministro.

Un envasado sostenible destinado a ese propósito ayuda a incrementar la seguridad de los productos alimentarios, prolongar su vida útil y ayuda a economizar en recursos materiales, económicos y energéticos si se ponen en práctica medidas inteligentes y sustentables.

Medidas para alargar la vida útil de los alimentos y reducir el desperdicio de productos

1. Dosificación del producto

Envasando cantidades y proporciones realistas para el consumo doméstico, se consigue impedir el desecho de alimentos, ya que un formato excesivamente grande puede ser una fuente de pérdida de alimentos.

2. Embalajes con un diseño más resistente

Los packagings rígidos y resistentes previenen defectos en el producto por daños durante la cadena de distribución, dado que evitan que los alimentos incluidos en el paquete se derramen cuando están siendo utilizados.

3. Asegurar la calidad del producto mediante envases herméticos

Los embalajes bien precintados y herméticos mantienen una mejor calidad, alargan la vida útil de la comida y reducen el desperdicio de alimentos. Asimismo, este método de envasado permite preservar el alimento fresco por más tiempo.

4. Etiquetas inteligentes para informar sobre la frescura del producto

Cuando el consumidor tiene dudas sobre las condiciones y el estado de un alimento, en muchas ocasiones es posible que este producto vaya directamente a la basura, a pesar de que esté en perfectas condiciones.

Por esta razón, un packaging que ayude a ver si un producto alimentario sigue siendo comestible una vez abierto, ayudará a tomar mejores decisiones y a reducir el desecho de alimentos con un nivel de frescura óptima en el hogar. Por ejemplo, se pueden utilizar etiquetas que modifiquen el color para indicar la frescura del producto y ofrecer información más realista y verosímil que una fecha de caducidad.

5. Packaging optimizado para aprovechar todo el contenido del envase

Alrededor de un 25% de los alimentos envasados se quedan en el paquete porque al consumidor le resulta difícil de extraer. El packaging debe facilitar que los compradores aprovechen su contenido al máximo, pudiendo extraer hasta la última gota del producto y evitar así el desperdicio de alimentos.

Packaging sostenible: ¿Cómo ayuda a limitar el desperdicio de alimentos?

Sin lugar a dudas, un envasado que recoja todas estas características implicaría una revolución para la industria del consumo y de la alimentación.

Comenzar a invertir en packaging responsable y sostenible como el de Green Box, que permita una mayor maximización de los alimentos que conteniente es totalmente imprescindible y urgente.

La aplicación de este tipo de medidas sostenibles en el envasado de alimentos, prevendría el deshecho de alimentos que están en buen estado y cuidaría el medio ambiente.

Si está interesado en aplicar alguna de estas medidas en sus productos, desde Green Box le podemos ayudar.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *