La Covid-19 provoca el aumento de embalajes, pero no la tasa de reciclaje

Con la pandemia de la Covid-19 aun por delante y las compras online creciendo diariamente, el uso excesivo de embalaje ha aumentado exponencialmente, pero, sin embargo, no ha ocurrido lo mismo con la tasa de reciclado, que se mantiene muy débil. A ello hay que sumar la escasez de materia prima y, por tanto, la subida de precios.

Según la ONU, la contaminación por plásticos sigue siendo uno de los principales problemas ambientales del planeta. La industria del embalaje ha demostrado ser un sector imprescindible para combatir la pandemia de la Covid, pero el empleo de artículos de un solo uso también tiene su cara negativa: el aumento del consumo de plásticos está dejando de lado el uso de embalajes más sostenibles.

La importancia del reciclaje

La pandemia de la Covid-19 ha multiplicado la producción y consumo de material plástico de un solo uso (equipos de protección individual), lo cual puede tener consecuencias nefastas para el medio ambiente y se necesita, ahora más que nunca, un trabajo de concienciación sobre el reciclaje.

Este ha cobrado mucha importancia desde hace unos años.  Las consecuencias del cambio climático que llevamos padeciendo durante años han generado una concienciación ecológica en todos nosotros, teniendo en cuenta ya no solo una economía lineal, sino convirtiendo esa economía lineal en una Economía Circular. Es decir, dar importancia no solo al producto final, sino, a todo el proceso de vida útil de un producto: su creación, uso y reutilización sin dañar la naturaleza.

La Economía Circular ha cobrado tanta importancia que el objetivo de la Unión Europea es incrementar el nivel de residuos municipales reciclados un 55% en 2025, un 60% en 2030 y un 65% en 2035. Teniendo en cuenta las grandes diferencias entre los distintos países, se aprobó una Directiva sobre embalajes y residuos que obliga a reciclar al menos un 70% de los residuos en los próximos 10 años.

Esta Directiva e incremento de concienciación ecológica ha llevado a muchas empresas del sector de la industria a trabajar de manera sostenible y ecológicamente responsable para contribuir, en la medida de lo posible, al modelo de Economía Circular. Un ejemplo de ello es GreenBox, encargada de la fabricación de productos de almacenaje y logística para productos agroalimentarios.

Optimización del embalaje con Green Box

En Green Box fabricamos envases y embalajes reciclables para, principalmente, el sector de la alimentación, aunque el uso del palé de plástico reciclado se está extendiendo a muchos otros sectores debido a sus enormes ventajas de cara a la industria.

Nuestros productos están diseñados para ser duraderos, fáciles de reparar y, sobre todo, ser reutilizados. Trabajamos en base a las 3 R: Reducir, Reutilizar y reciclar.

  • Reducir: Productos ligeros y eficientes, se reduce el coste del transporte y la incidencia en el producto.
  • Reutilizar: Al contar con unos materiales de alta calidad y con un proceso de fabricación efectivo se alarga la vida útil del producto y se puede reutilizar infinitas veces.
  • Reciclar: Se cuentan con materiales reciclados, reciclables o que provienen de fuentes sostenibles.Greenbox G70

Reducción de materias primas

Con Green Box, la cantidad de materia prima consumida es reducida ya que el envasado es mucho más amplio en comparación con otras soluciones tradicionales. Nuestra solución de embalaje tiene una superficie de cartón que aguanta 120kg, lo que equivale a ocho unidades de cajas de cartón convencionales.

Esto también permite el ahorro en reposiciones, ya que sirve además como expositor en tienda.

Reducción de desechos alimenticios

También, las pérdidas de producto transportado se ven reducidas respecto a los sistemas tradicionales. Nuestro embalaje es robusto y resistente durante el transporte. Las tradicionales pueden llegar a perder hasta un 30% de producto durante el transporte, provocando así un elevado número de residuos.

Por otra parte, cabe destacar el ahorro en transporte o logística. Nuestros Green Box favorecen la ventilación vertical del producto, ayudando así a mantenerlo en su temperatura perfecta y reducir el gasto de energía.

Reciclaje del material usado

Y, por último, se recicla el material usado. El retorno del material usado para el reciclaje es mayor que en los sistemas tradicionales. Nuestro índice de retorno es de 1/10, mientras que el índice de retorno de los sistemas tradicionales es de 1/3. Esto quiere decir que, 1 camión desmontado equivale a 10 montados. Esto genera una reducción considerable del material utilizado.


Por motivos de higiene y salud, hoy en día no es posible prohibir el uso de plásticos de un solo uso. Sin embargo, sí es posible trabajar en la concienciación de la población en materia de reciclaje. Antes de la pandemia, el medio ambiente se enfrentaba a un duro trabajo de contaminación y resulta esencial evitar que, cuando esta acabe, nos enfrentemos a un mayor problema ambiental.

Urge trabajar de manera ecológicamente responsable y extender el uso de embalajes sostenibles. En GreenBox aportamos nuestro granito de arena y ya nos hemos unido al modelo de Economía Circular. Contáctanos si estás interesado en nuestros productos. ¡El futuro del planeta está en nuestras manos!

Quizá te interese leer:

Nuevas iniciativas para reciclaje de plástico: máquinas que recompensan por reciclar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *