Ecodiseño: qué es y cómo contribuye Green Box

El ecodiseño o el diseño ecológico es aquel diseño de producto que beneficia tanto a las personas como al medio ambiente. Es una de las tendencias más importantes que han surgido en el sector del packaging para adaptarse a un estilo de vida más sostenible. Esto sucede ante la creciente contaminación y preocupación por el medio ambiente.

El ecodiseño ofrece soluciones innovadoras y atractivas para el público, vistas desde una perspectiva que abarca varios puntos: la estética, la funcionalidad, la facilidad de uso y la compatibilidad con el medio ambiente. El principal objetivo del ecodiseño es crear productos sin impacto negativo en la salud de las personas y en el medio ambiente.

Diseño ecológico o ecodiseño

Una empresa no solo aplica el diseño ecológico al propio diseño del producto. Es decir, no solo está relacionado con el tipo de materiales usados o con ese diseño que hace más fácil su descomposición o reciclaje cuando llega al final de la vida útil. También atañe con todos los procesos relacionados con su producción, recogida y reciclaje.

Principios del diseño ecológico

Los principios fundamentales de esta tendencia son dos: utilizar el mínimo nivel de recursos y tener un impacto mínimo tanto en el medio ambiente como en la sociedad. Para ello es necesario maximizar el uso de materiales sostenibles y usar la menor cantidad de energía necesaria. Esto inclute también diseñar productos que puedan reciclarse o reutilizarse al final de su ciclo de vida.

Para que una empresa cumpla con estos principios fundamentales es importante tener en cuenta estas consideraciones durante su actividad:

-Utilizar materiales con el menor impacto ambiental;

-Usar la mínima cantidad de materiales para la fabricación de los productos;

-Utilizar la mínima cantidad de recursos durante el proceso de fabicación para reducir la contaminación y el desperdicio;

-Reducir el impacto ambiental durante la distribución y transporte de los productos. Esto incluye evitar el exceso de embalaje;

Quizá te interese el artículo: La importancia de evitar el exceso de embalaje

-Asegurar que los productos usen menos recursos cuando los usan los clientes finales, así como asegurar que causen menos contaminación cuando están en uso;

-Optimizar la función de un producto y alargar su vida útil al máximo;

-Facilitar la reutilización y reciclaje del mismo, así como la reducción del impacto ambiental durante su eliminación.

Qué hacen nuestros box por el planeta

En Greenbox estamos muy concienciados con este tema. Desde un principio decidimos reducir al mínimo posible el impacto medioambiental de nuestra actividad.

Uso de materiales con el mínimo impacto ambiental

Hacemos uso de materiales reciclados, reciclables o procedentes de recursos sostenibles certificados. Nuestros tres tipos de box están compuestos por un palé de pástico polipropileno 100% reciclado. La estructura principal de madera procedente de plantaciones con certificado PEFC y cartón fabricado con papel reciclado.

En este vídeo puedes ver los materiales que componen nuestros box y el proceso de montaje:

Mínima cantidad de materia prima consumida y embalaje

Nuestras soluciones de embalaje reducen la cantidad de materias primas consumidas en el envasado en comparación con otras soluciones tradicionales.

Por ejemplo, el box G70 tiene capacidad de hasta 120kg de carga con una superficie de cartón de 1,584m2, que equivale a ocho unidades de cajas de cartón tradicionales. Esto se compara con las que se usan 12,751m2 de material para almacenar la misma cantidad de carga. Además, nuestros box sirven también como expositor en tienda, lo que evita el reempaquetado.

Reducir el impacto ambiental durante la distribución y transporte de los productos

El desperdicio de alimentos u otro producto afecta negativamente al medio ambiente. Con sistemas tradicionales de embalaje, estas pérdidas pueden llegar hasta el 30% del producto transportado. Nuestros box están diseñados de manera que su robustez y resistencia durante el transporte reducen al mínimo estas pérdidas.

Además, la carga no está sometida a presiones ni movimientos laterales durante su transporte gracias a las pestañas de las patas de nuestros palés, que encajan perfectamente al box.

También es importante considerar la relación tara/carga útil de los Green Box. Estos sistemas de embalaje ya llevan incorporados el palé de plástico de tan solo 2’8 kg, por lo que no es necesario el uso de palés inferiores e intermedios. Esto permite el transporte de mayor cantidad de producto, reduciendo así el número de viajes.

Facilitar la reutilización y reciclaje del mismo

La calidad de los materiales usados para elaborar nuestras soluciones y su proceso de fabricación alargan la vida útil del producto y permiten reutilizarlo una y otra vez.  Los materiales que utilizamos son reciclados, reciclables o provienen de fuentes sostenibles certificadas.

Además, como explicamos en el post anterior, facilitamos la reutilización de los productos cuando llegan al final de su vida útil. Trabajamos mediante logística inversa, que es el proceso que cubre las necesidades de devolución y retorno del material a su punto de origen para su reciclaje y reaprovechamiento.

Quizá te interese: Logística inversa para un futuro más sostenible

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *